Dieta Atkins

Este tipo de dietas apareció en 1972 por el Dr. Robert Atkins, de Nueva York, quien publicó la primera versión de la dieta en el libro “Dr. Atkins Diet Revolution”, luego en 1992 publicó una actualización: “Dr. Atkins New Diet Revolution”. Sustentando que la obesidad es causada por la ingesta excesiva de carbohidratos y que la cetosis (proceso por el cual el cuerpo destruye grasas para obtener energía)  permite la disminución del hambre.

Consiste en una dieta muy baja en carbohidratos, que no requiere contar calorías ni limitar la porción. Se fundamenta en un alto consumo de carnes, embutidos, huevo, queso, mantequilla, aceite, mayonesa, mientras que se propone evitar la ingesta de casi todos los carbohidratos, específicamente pan, pasta, lácteos como la leche y el yogurt, la mayor parte de frutas y vegetales. Se divide en cuatro fases:

Fase de Iniciación:

  • Inicia con < 20 g por día de carbohidratos.

Fase de Descenso:

  • Se agregan 5g de carbohidratos por semana.
  • Se evalúa la pérdida de peso como parámetro de progresión de una fase a otra.

Fase de Pre – mantenimiento:

  • Se agregan 10g de carbohidratos por semana.
  • Se puede aumentar 20g de carbohidratos adicionales 2 – 3 por semana

Fase de Mantenimiento:

  • Pasas a esta fase cuando has llegado al peso ideal, siempre encaminado a una alimentación baja en carbohidratos.

 

Al final es una alimentación casi imposible de llevar de por vida y además conlleva a muchos riesgos de salud. Entre otros aspectos ha sido criticada por el hecho de no promover una actitud positiva hacia todos los grupos de alimentos.

 

Pros:

  • Promete favorecer la perdida de peso gracias a las restricciones dietarias en sus primeras fases especialmente de carbohidratos (fuente de energía), ¡y lo logra!.
  • Se consigue obtener saciedad gracias al consumo de grasas y proteínas en mayor proporción.
  • Es permisiva con el consumo de gran variedad de proteínas incluyendo embutidos, lo cual es atractivo al consumidor que no lleva un estilo de vida favorable.
  • Las preparaciones con alto contenido en grasa no son restringidas lo cual usualmente es llamativo al gusto de quien la practica.

 

Contras:

  • En su primera fase es restrictiva con los carbohidratos, lo cual favorece síntomas como dolor de cabeza, vómito, mareo y fatiga.
  • Gracias al consumo excesivo de grasas, el LDL (colesterol de baja densidad), puede ocasionar afecciones cardiacas.
  • Sobrecarga renal, ya que los riñones deben funcionar más para excretar desechos nitrogenados provenientes del alto consumo de proteínas.
  • El estreñimiento es frecuente ya que el aporte de fibra es muy bajo y a largo plazo puede favorecer lo llamado colon irritable.
  • Los procesos metabólicos implicados en el uso de la grasa como energía en lugar de carbohidratos puede conducir a un aumento del ácido úrico.
  • Si se persiste con este tipo de alimentación, en 6 meses lograras bajar significativamente de peso, sin embargo después de un año la diferencia no será significativa.
  • Los micronutrientes provenientes de frutas, verduras y granos enteros se ven realmente disminuidos en este tipo de dieta, por lo tanto la inmunosupresión es frecuente.
  • La dieta no proporciona suficiente energía en forma de carbohidratos, por lo que el cuerpo se ve obligado a entrar en cetosis y usar la grasa como energía. Esto provoca una gran carga en los riñones.

Reiteramos: No estamos a favor de un enfoque restrictivo y siempre apoyaremos la moderación y la promoción de hábitos de vida saludables para tu cuerpo y tu mente. Así que evalúa tus prioridades, investiga y ¡concluye!.

¿Te gustó este artículo? ¡Compartelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

ÚLTIMAS ENTRADAS

Close Bitnami banner
Bitnami